lunes, 18 de febrero de 2013

Reborn From Fire

Latido rápido y rítmico acelerado
culpa de tus brillantes, diamantinos cristalinos fríos,
claros y suaves, cálidos de fuego y vida.
Sonrisa loca y traviesa encadenada a la mía...

Suspiro largo, en corto, que me pierde en el tiempo,
detiene los tambores, bombo auricular y caja ventricular
que marcan nuestro compás preferido y define
no una melodía, sino una obra entera, sin un final. 

Hoyuelos que curan heridas y labios balsámicos,
cicatrizando miedos y complejos ajenos.
Dedos con brillantes, que en simbólico secreto
hilan un futuro que nosotros mismos tejeremos. 

A pasos pequeños, de gigantes para el resto,
sin arrepentimiento por los dulces pecados
que uno al otro nos regalamos a escondidas
y acabamos el uno la respiración del otro con un "te quiero".