viernes, 21 de enero de 2011

Sonrisas

Esta tiene muy poco tiempo, está calentita, recién salida de mi cabeza. Creo que es más de lo mismo, pero aquí os la dejo, con la mejor intención.

Miro al frente, y me pregunto,
me pregunto si merece la pena
volver a caminar.

Miro hacia el horizonte,
y un pastor me señala el camino,
uno que nunca quise seguir.

Como oveja descarriada
me aparto del rebaño
y transito mi propia senda
llena de piedras y precipicios.

Y cuando alcanzo mi meta,
el verde prado virgen,
alejado de las piedras del pastos,
y los ladridos y mordiscos de los perros,
sonrio al fin.

Sonrio pensando en que en realidad,
no es real.
Tan solo un triste sueño.
Una vez más.
Como siempre,
cuando creo encontrar un lugar donde pacer
y descansar por fin,
descubro que no todo es verde,
ni virgen,
ni siquiera bello.
Y que el pastor está ahí
para golpearme de nuevo,
y llevarme con él al redil.

Autor: Suru

No hay comentarios:

Publicar un comentario